10 atrações que são imperdíveis

10 atractivos imperdibles – Destinos Vacacionales

Asia

¿Quién no ha soñado alguna vez con encontrarse con un auténtico harén, como los que vemos en las películas antiguas o los que imaginamos en los cuentos de ‘Las mil y una noches'? Es posible visitar uno de ellos en Türkiye. ¿Y si después vas a visitar una de las mezquitas más bonitas del mundo? ¿Y una ciudad grecorromana? ¿Y un ‘castillo de algodón'? ¿Y playas impresionantes??? Hay, hay, hay y hay aún más. Hay MUCHO que hacer en Turquía, un país lleno de atracciones variadas e imperdibles.

⇒ DÓNDE ALOJARSE EN Türkiye y pagar barato
⇒ GUÍA DE VIAJE A Türkiye: ¡Todo lo que necesitas saber!

Decir que este país dividido entre dos continentes reúne lo mejor de ambos mundos no sólo sería un cliché sino que no haría justicia a la verdad. Reúne lo mejor de diferentes mundos, religiones y épocas, al menos en términos de turismo. Las atracciones de Turquía son tantas que su número de visitantes se ha cuadruplicado en 15 años, de sólo 9,6 millones en 2000 a 39,3 millones en 2015.

Lejos de la conflictiva frontera con Siria, los atractivos de Turquía se concentran en el centro y oeste del territorio, entre la región de Capadocia y la costa del mar Egeo. Para crear un itinerario de viaje que incluya lo mejor del país, es una buena idea reservar al menos 16 días para visitar Estambul, Capadocia, Pamukkale, Éfeso y, finalmente, elegir uno de los encantadores centros turísticos turcos para relajarse admirando las aguas tan azules. (consulte nuestro itinerario sugerido aquí ).

Los desplazamientos son numerosos, pero el sistema de transporte turístico del país es bastante eficiente, ya sea por tierra o por aire. Además, aunque sea largo, un viaje ideal a Turquía suele adaptarse a todos los presupuestos, ya que el país tiene precios muy asequibles, sobre todo fuera de temporada alta. ¿Te gusta la idea? ¿Quieres empezar a armar tu itinerario de viaje ahora? Entonces mira qué hacer en Turquía: ¡10 atracciones que no te puedes perder!

Qué hacer en Türkiye 1 – Bodrum Resort

Situada en la costa oeste de Turquía, a 460 kilómetros de Estambul, Bodrum es una ciudad costera de 30.000 habitantes bañada por el mar Egeo. Aunque todavía desconocido para los turistas brasileños, el complejo es muy popular entre los europeos, que buscan el aire más cálido y los precios más agradables en la costa turca. La ciudad actual fue construida sobre las ruinas de la antigua Halicarnaso, famosa por albergar una de las Siete Maravillas del Mundo: el Mausoleo de Halicarnaso.

⇒ ¡Reserva ya tu hotel en Bodrum y garantiza los mejores precios! ⇐

Pero de él no quedó nada para contar la historia, ya que fue destruido durante las Cruzadas y utilizado como material para que los caballeros de la Orden de San Juan construyeran el castillo que aún hoy vigila Bodrum. Puedes visitar tanto el castillo como el sitio arqueológico del mausoleo (una pequeña zona donde se encontraron vestigios de los cimientos de la tumba), pero el «ambiente» en Bodrum no es el de turismo histórico.

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar

Quienes visitan el resort buscan sus decenas de restaurantes y bares en primera línea de mar, paseando tranquilamente por las encantadoras calles bordeadas de edificios blancos, que recuerdan a las islas griegas; admire los escaparates de cientos de pequeñas tiendas, relájese en hoteles y spas asequibles, suba a la colina de los molinos para disfrutar de una vista panorámica de la ciudad blanca que se encuentra con el azul del Egeo.

Pero no todo en Bodrum es sólo «dolce far niente», el complejo también es muy popular por sus discotecas y su vida nocturna. Consulta aquí nuestras sugerencias de alojamiento económico . Para llegar a la ciudad, puedes volar al aeropuerto internacional de Milas-Bodrum o tomar un autobús desde otras ciudades turísticas cercanas, como Selçuk –donde se encuentran las ruinas de Éfeso–, a 170 kilómetros; y Fethiye, otro hermoso balneario ubicado a 230 kilómetros al sur.

Los edificios blancos de Bodrum se parecen a la arquitectura griega

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar


Qué hacer en Turquía 2 – Palacio de Topkapi (Estambul)

Construido en el siglo XV, poco después de la conquista de Constantinopla por los otomanos, este palacio fue la residencia de los sultanes gobernantes del imperio turco durante más de tres siglos. Situado en una colina en el actual distrito turístico de Sultanahmet, domina el estrecho del Bósforo, justo detrás de Santa Sofía.

⇒ ¡Reserva ahora tu hotel en Estambul y garantiza los mejores precios! ⇐

Transformado en museo, el palacio alberga varias salas con exposiciones de reliquias religiosas, muebles, ropa, cerámica, platería y otros objetos utilizados por la familia real. Pero lo que hace de Topkapi una atracción de visita obligada es la sala del tesoro imperial y el harén. El primero, donde no está permitido tomar fotografías, alberga fabulosas joyas, ropa y accesorios para el cabello, dagas y espadas en oro, plata y tachonadas de piedras preciosas.

El Palacio de Topkapi no puede quedarse fuera de la lista de cosas que hacer en Turquía

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar

Inmensos rubíes, esmeraldas y un diamante gigantesco brillan en las vitrinas revestidas de terciopelo negro. Para visitar el harén hay que pagar una entrada aparte, pero el lugar vale cada céntimo. Hay nada menos que 400 habitaciones donde vivieron las esposas, familiares y amantes del sultán, así como todo un batallón de sirvientes. Además de multitud de habitaciones, dormitorios y salones bellamente decorados al estilo árabe, el harén contaba con su propia mezquita y un patio interior con jardines de flores y fuentes.

El Palacio de Topkapi está abierto todos los días, excepto los martes, de 9:00 a 16:45 (del 30 de octubre al 15 de abril) o de 9:00 a 18:45 (del 15 de abril al 30 de octubre). La entrada al palacio cuesta 60 liras turcas (9,85 dólares estadounidenses) y la entrada al harén cuesta 35 (5,75 dólares estadounidenses). Las entradas se pueden adquirir in situ o con antelación, a través del sitio web oficial del palacio .

El harén es la principal atracción del Palacio de Topkapi

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar


Qué hacer en Turquía 3 – Región de Capadocia

Situada en el corazón de Turquía, esta región de límites geográficos inciertos se sitúa alrededor de la ciudad de Goreme, a más de 700 kilómetros y 10 horas en autobús desde Estambul. La zona, formada por roca volcánica porosa en la superficie y dura en la base, fue tallada a lo largo de miles de años por la acción del viento y la lluvia. El resultado son las increíbles formaciones rocosas que caracterizan a Capadocia.

⇒ ¡Reserva ya tu hotel en Goreme y garantiza los mejores precios! ⇐

Entre ellas se encuentran las llamadas ‘chimeneas de hadas' (que parecen tener un sombrero en la parte superior) y aquellas que se asemejan a falos humanos. Fue este último el que dio nombre a uno de los lugares más visitados por los turistas: el Vale do Amor. Otras atracciones populares son los pueblos subterráneos, el vuelo en globo al amanecer y las iglesias y capillas excavadas en la roca durante el período bizantino, muchas de las cuales exhiben hermosos frescos.

La región de Capadocia no puede quedarse fuera de la lista de cosas que hacer en Turquía

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar

Recorrer todos estos lugares es muy fácil, ya sea alquilando un coche o reservando los tradicionales tours verde y rojo (el azul no es obligatorio). Reserva un tercer día para volar en globo aerostático, caminar por las calles de la ciudad o caminar por el Valle del Amor o el Valle de las Rosas. La mayoría de los visitantes completan esta experiencia surrealista alojándose en un hotel cueva. Si no tienes presupuesto disponible para ello, consulta aquí . nuestra sugerencia de alojamiento económico

Para llegar a Goreme se puede tomar un avión hasta el aeropuerto de la vecina ciudad de Nevsehir (a 40 kilómetros) o un autobús desde Estambul u otras ciudades de la ruta turística turca, como Pamukkale y la capital, Ankara. A pesar de la larga duración del viaje, los autobuses que recorren la ruta son muy cómodos y están bien equipados. Además, te dejarán en el centro de Goreme, sin necesidad de pagar taxi ni traslado desde Nevsehir.

Vuelo en globo sobre el Valle del Amor, en Capadocia

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar


Qué hacer en Turquía 4 – Mezquita Azul (Estambul)

Los seis minaretes de este hermoso templo recortados contra el cielo son uno de los símbolos de Turquía. Localizada no bairro turístico de Sultanahmet, logo em frente à Hagia Sofia, a Mesquita Azul, ou Mesquita do Sultão Ahmed, foi construída pelo Império Otomano nos anos 1600 para rivalizar com a imensidão da Hagia Sofia, que foi durante muito tempo a maior igreja cristã del mundo.

Además de los seis minaretes, la arquitectura del templo llama la atención por sus numerosas cúpulas, que se pueden apreciar mejor desde las terrazas panorámicas de los numerosos restaurantes de los alrededores. El ‘apodo' de la Mezquita Azul proviene del color de los azulejos y vidrieras con los que estaba decorada. En el interior, sin embargo, predominan los tonos rojos y dorados en medio de la gigantesca sala de oración, adornada con candelabros de tamaño monumental.

La Mezquita Azul no puede quedarse fuera de la lista de cosas que hacer en Turquía

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar

La visita a la mezquita es gratuita, pero no se puede visitar durante las cinco oraciones diarias de los musulmanes. En la puerta de entrada del templo hay un cartel que indica cuándo se realizan las oraciones cada día (el horario cambia dependiendo de la posición del sol), y el edificio cierra a los turistas desde media hora antes hasta media hora después.

También es necesario vestirse apropiadamente para el lugar. Las mujeres no pueden usar ropa ajustada, corta, escotada o sin mangas y deben cubrirse la cabeza. Los hombres deben tener cuidado con los hombros descubiertos o los pantalones cortos que no cubran las rodillas. Asegúrate de pasar por la plaza Sultanahmet por la noche para verla toda iluminada.

La Mezquita Azul se ilumina por la noche

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar


Qué hacer en Turquía 5 – Terrazas de Pamukkale

El lugar más visitado entre todas las atracciones de Turquía, su nombre significa ‘Castillo de Algodón' y no podría ser más apropiado. Aunque parezca una montaña nevada, Pamukkale es en realidad una gran formación rocosa de piedra caliza que se encuentra en la ciudad del mismo nombre, a 650 kilómetros al sur de Estambul. El ‘castillo' se formó a partir de un evento geológico poco común; hay otro ejemplo mucho más pequeño en México , llamado ‘Hierve el Agua'.

⇒ ¡Reserva ahora tu hotel en Pamukkale y garantiza los mejores precios! ⇐

En él, el calor del subsuelo hace que se escape agua con bicarbonato de calcio, que luego se solidifica en forma de ‘charcos'. A medida que se van llenando, el agua cae de uno a otro, formando así una serie de terrazas donde el líquido azul contrasta con la piedra caliza blanca. Las terrazas bajas, que se encuentran a lo largo de la subida desde la entrada hasta la cima de Pamukkale, pueden ser frecuentadas por turistas y bañistas.

Pamukkale no puede quedarse fuera de la lista de cosas que hacer en Türkiye

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar

Muchos lugareños utilizan las piscinas como «playa» los fines de semana. Las terrazas superiores están cerradas al público y sólo pueden admirarse desde los miradores que dan a la montaña. Para entrar a Pamukkale debes estar descalzo, así que considera llevar una bolsa para tus zapatos y algo para proteger tus pies en caso de que sea invierno (como una bolsa de plástico), ya que el agua que corre cuesta abajo estará helada.

El billete también da derecho a visitar las ruinas de la ciudad romana de Hierápolis, construida en el lugar para albergar un centro de baños termales. Pamukkale está abierto todos los días de 6:00 a 18:30 de noviembre a marzo, y de 6:00 a medianoche de abril a octubre. El billete cuesta 50 liras turcas (8,20 dólares estadounidenses). Cualquiera que quiera nadar en la antigua piscina termal de Hierápolis debe pagar una tarifa adicional, que era de 32 liras (5,25 dólares estadounidenses) en 2015; no pudimos encontrar precios actualizados en línea.

Se puede llegar a Pamukkale en avión, a través del aeropuerto de Denizli; en tren, también allí; o en autobús con salida desde diferentes ciudades de Türkiye. La ruta más habitual entre los turistas es coger el autobús nocturno que sale de Capadocia, pasa la noche en la carretera y llega a Pamukkale a las 6 de la mañana. Consulta aquí nuestra sugerencia de alojamiento económico en la ciudad .

Los visitantes se bañan en las terrazas de Pamukkale

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar


Qué hacer en Turquía 6 – Palacio de Dolmabahçe (Estambul)

Aunque no es tan popular entre los turistas como el Palacio de Topkapi, ¡definitivamente es una de las atracciones de Turquía que no te puedes perder! Después de que Topkapi se retirara en el siglo XIX, comenzó la construcción de una nueva sede para el Imperio Otomano, esta vez en el barrio de Besiktas, también a orillas del Estrecho del Bósforo pero lejos de su predecesor.

Para llegar desde el barrio de Sultanahmet, donde suele alojarse la mayoría de los turistas, hasta el palacio, basta con tomar el tranvía Bagcilar – Kabatas. Considerado uno de los palacios más bellos y lujosos del mundo, Dolmabahçe fue construido íntegramente en estilo europeo y le costó al sultán Abdulmecid I nada menos que 35 toneladas de oro. Otras 14 toneladas del metal precioso se utilizaron para decorar el techo del palacio.

Las puertas de entrada al Palacio de Dolmabahçe son imponentes

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar

Además de visitar algunas de las 285 habitaciones y 43 salas ricamente decoradas, lo más destacado de Dolmabahçe es la lámpara de araña de cristal de Bohemia que decora la sala central con sus 750 lámparas y un peso de 4,5 toneladas. Cuando se enciende al final del recorrido, ¡es una vista impresionante! Al igual que en Topkapi, es posible visitar el harén imperial comprando una entrada aparte, pero es mucho menos impresionante que el palacio anterior, ya que es enteramente de estilo europeo.

Dolmabahçe está abierta al público de 9:00 a 16:00 horas, a excepción de los lunes y jueves, que permanece cerrada. No es posible caminar libremente por el interior, y todos los visitantes realizan visitas guiadas que duran unos 45 minutos en el edificio principal (calcula tiempo extra si vas al harén). Por lo tanto, la cola para entrar a Dolmabahçe suele ser larga y requiere mucho tiempo.

Además, existe un límite de visitantes por día, que se puede alcanzar muy temprano durante la temporada alta de vacaciones. Tampoco está permitido tomar fotografías en el interior del palacio, sólo la fachada, las puertas, la torre del reloj y los jardines. La entrada cuesta 60 liras turcas (9,85 dólares estadounidenses), más 40 (6,55 dólares estadounidenses) para aquellos que quieran visitar también el harén. Para obtener más información, visite el sitio web oficial del palacio .

El Palacio de Dolmabahçe no puede quedarse fuera de la lista de cosas que hacer en Turquía

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar


Qué hacer en Turquía 7 – Spa de Oludeniz

Muy popular entre los parapentes, este resort de la ciudad de Fethiye es una joya rodeada de montañas y bañada por el mar Egeo que pocos turistas han descubierto. Sus visitantes son en su mayoría jóvenes que buscan la emoción de ver el mundo desde arriba o parejas inglesas de mediana edad, atraídas no sólo por la belleza del lugar sino también por los precios asequibles (especialmente para aquellos que ganan en libras).

⇒ ¡Reserva ya tu hotel en Oludeniz y garantiza los mejores precios! ⇐

Además de la playa principal, que es muy bonita y de aguas azules, hay una segunda franja costera en Oludeniz. Se llama Laguna Azul y se encuentra dentro de la reserva nacional del Parque Oludeniz Tabiat, a sólo 10 minutos a pie del complejo. Hay que pagar una entrada simbólica de 6 liras (1 dólar estadounidense), el precio es ridículo teniendo en cuenta la belleza del lugar. El parque es una península, siendo la «laguna» la playa de la derecha, que mira hacia tierra firme.

El resort de Oludeniz no puede quedarse fuera de la lista de cosas que hacer en Turquía

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar

El agua prácticamente inerte es un gran atractivo para familias con niños. En la punta o lado izquierdo de la península, el mar está rodeado de montañas e islas, formando una vista impresionante. El parque cuenta con restaurante, baños, duchas, vestuarios y alquiler de sillas y sombrillas. Aparte del mar y el cielo, Oludeniz es un pequeño grupo de hoteles, restaurantes, bares y una céntrica calle comercial.

Un lugar perfecto para disfrutar del verano europeo sin tener que gastar una fortuna comprando euros (aunque los precios son superiores a la media de Turquía). Para ahorrar un poco, consulte aquí nuestras sugerencias de alojamiento con una excelente relación calidad-precio . Para llegar al resort, puedes tomar un autobús hasta la ciudad de Fethiye desde otros puntos turísticos de la costa turca, como Bodrum o Marmaris.

Si tu punto de partida es la lejana Estambul o Ankara, volar al aeropuerto de Dalaman y, desde allí, coger un autobús para completar los 45 kilómetros hasta Fethiye puede ser la mejor opción. También es posible llegar desde Grecia, ya que en la temporada alta de verano hay un ferry tres veces por semana entre Fethiye y la isla de Rodas.

Blue Lagoon es una de las playas de la localidad de Oludeniz.

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar


Qué hacer en Turquía 8 – Ruinas de Éfeso (Selçuk)

O ‘Efes' en turco, no es sólo una de las atracciones imprescindibles de Turquía, sino también una de las ciudades grecorromanas mejor conservadas del mundo. Importante centro de comercio en la Antigüedad debido a la importancia de su puerto, Éfeso se convirtió en la segunda ciudad más grande del Imperio Romano, albergando una población de 250 mil personas. Marco Antonio y Cleopatra vivieron allí durante un invierno, mientras esperaban atacar la armada de Octaviano.

⇒ ¡Reserva ya tu hotel en Selçuk y garantiza los mejores precios! ⇐

Pero la gran estrella de Éfeso fue el Templo de Artemisa, el más grande de la Antigüedad y una de las Siete Maravillas del Mundo originales. El lugar dedicado a la diosa de la caza atraía a peregrinos de todas partes por la grandeza de sus 120 columnas de mármol de más de 20 metros de altura. Desafortunadamente, no queda casi nada de ella (destruida primero por un levantamiento cristiano y luego por un terremoto), pero Éfeso está llena de otras ruinas para admirar.

Las ruinas de Éfeso no pueden quedar fuera de la lista de cosas que hacer en Turquía

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar

Lo más destacado es la Biblioteca de Celso y un anfiteatro muy bien conservado. El yacimiento arqueológico se encuentra en Selçuk, al oeste del país y cerca de la costa del mar Egeo. Para llegar a la ciudad en avión hay que volar al aeropuerto de Izmir, situado a 55 kilómetros al norte. En autobús es posible salir desde Esmirna, Kusadasi, Estambul o Pamukkale, siendo esta última la ruta más habitual entre los visitantes.

Hay furgonetas que recorren el recorrido de cuatro kilómetros entre la ciudad y las ruinas, así como taxis, que suelen ofrecer un ‘paquete' que incluye el transporte hasta la casa de la Virgen María, que se encuentra en la misma carretera. Éfeso está abierto de 8:00 a 17:00 horas en invierno (de noviembre a marzo) y de 8:00 a 19:00 horas en verano (de abril a octubre). La entrada cuesta 60 liras turcas (9,85 dólares estadounidenses). No dejes de consultar aquí. nuestras sugerencias de alojamiento barato en la ciudad

La Biblioteca de Adriano es uno de los aspectos más destacados de Éfeso.

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar


Qué hacer en Turquía 9 – Hagia Sofia (Estambul)

La antigua Santa Sofía fue, durante casi mil años, el templo cristiano más grande del mundo. Construida alrededor del año 500 para ser la catedral de Constantinopla, se considera el pináculo de la arquitectura del Imperio Bizantino, y su gigantesca cúpula sigue siendo impresionante incluso hoy en día. Con la caída de Constantinopla ante el Imperio Otomano, Santa Sofía fue decorada con minaretes y convertida en mezquita.

Muchos de los mosaicos con figuras cristianas estaban ocultos tras pinturas y otros elementos decorativos islámicos. Pero, a principios del siglo XX, Santa Sofía dejó de ser un lugar dedicado a cualquier religión y se transformó en un museo. Ya se han recuperado algunos mosaicos y, hoy en día, la basílica es una mezcla única de símbolos cristianos y musulmanes. En lugar del antiguo altar hay una hornacina orientada a La Meca y en su cima hay un mosaico de la Virgen y el Niño.

Santa Sofía no puede quedarse fuera de la lista de cosas que hacer en Turquía

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar

Los paneles de siete metros de altura con inscripciones en árabe se encuentran junto a mosaicos de ángeles celestiales. Destaca también la gigantesca lámpara de araña que ilumina la nave. Actualmente en obras de restauración, Santa Sofía sigue siendo una de las atracciones de Turquía que no te puedes perder. Ubicado en el distrito turístico de Sultanahmet, justo frente a la Mezquita Azul, el museo está abierto todos los días de la semana desde abril de 2019.

Anteriormente estaba cerrado los lunes. Las entradas cuestan 60 liras turcas (9,85 dólares). El horario de visita es de 9 a 17 horas del 25 de octubre al 15 de abril; y de 9 a 19 horas del 15 de abril al 25 de octubre. Para obtener más información, visite el sitio web oficial de Santa Sofía . No olvides dar un paseo por la plaza Sultanahmet por la noche para ver la antigua iglesia iluminada.

La Santa Sofía mezcla hoy decoración cristiana y musulmana

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar


Qué hacer en Turquía 10 – Cisterna Basílica (Estambul)

A muchos turistas les debe resultar extraño ver entre la lista de atracciones de Turquía que no se puede perder un lugar como un depósito de agua. Pero, como todo lo que se construyó en los años dorados del Imperio Bizantino, este no es un embalse cualquiera. Aunque se encuentra justo al lado de Santa Sofía, o Hagia Sophia, no por eso se la llama la ‘Cisterna Basílica'.

El ‘apodo' proviene de las gigantescas columnas que sostienen el embalse, exactamente como se ve en las primeras iglesias cristianas. Se trata de nada menos que 336 columnas de mármol procedentes de templos romanos, cuyos nueve metros de altura sirven de base para el techo abovedado. El depósito de agua tiene una superficie de 10.000 metros cuadrados y una capacidad de 30 millones de litros.

La Cisterna Basílica no puede quedarse fuera de la lista de cosas que hacer en Turquía

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar

Además de su gigantismo, destacan dos columnas en cuya base estaban talladas las cabezas de Medusa, figura mitológica con pelo de serpiente que convertía a todo aquel que se atrevía a mirarla a los ojos. No se sabe con certeza qué llevó a los constructores de las cisternas a colocar las columnas con la cabeza hacia abajo, pero es posible que fuera la creencia pagana de que, en esta posición, Medusa no podía mirarlas directamente.

Situada en el distrito turístico de Sultanahmet, justo al lado de Santa Sofía, la cisterna abre todos los días con entradas por 20 liras turcas (3,30 dólares estadounidenses). El horario de visita es de 9:00 a 17:30 horas en el período invernal (noviembre a marzo); y de 9 a 18.30 horas en temporada de verano (abril a octubre). Para más información, visita la página web oficial de la Cisterna Basílica .

Uno de los pilares de la Cisterna Basílica es la cabeza de una medusa.

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar

*** Escolha Viajar estuvo en Türkiye en mayo de 2015 ***