10 dicas da Alemanha que você precisa saber antes de viajar

10 consejos sobre Alemania que debes saber antes de viajar – Destinos Vacacionales

Europa

¿Hay alguna dificultad para viajar a Alemania? ¡Es claro que no! Al fin y al cabo, estamos hablando de uno de los países más ricos, abiertos y turísticos del mundo. Pero siempre surgen dudas a la hora de planificar: ¿cuánto costará? ¿Cuantos dias quedara? ¿Cuándo es la mejor época para viajar? ¿Cómo me comunicaré si no sé hablar alemán? Para responder a estas y otras preguntas, hemos enumerado 10 consejos sobre Alemania que debes saber antes de viajar.

⇒ DÓNDE ALOJARSE EN ALEMANIA y gastar poco dinero
⇒ ITINERARIO EN ALEMANIA: 9 días en Berlín, Munich y Ruta Romántica

Estas no son sólo recomendaciones generales, sino también información que sólo aquellos que han viajado allí pueden brindarle. ¿Alguna vez has pensado en acelerar en autopistas ultrarrápidas? ¡Pues debería! ¿Alguna vez has imaginado que la cerveza del país de la cerveza podría resultar decepcionante? ¡Bien tu puedes! ¿Alguna vez has pensado en visitar el Castillo de Cenicienta? Bueno, ¡puedes empezar a soñar! Consulte 10 consejos para Alemania y aproveche al máximo sus vacaciones en este encantador país.

Consejos de Alemania 1 – Historia

Un viaje a Alemania es una gran oportunidad para conocer episodios de nuestra historia reciente que convulsionaron al mundo y que influyen en nuestras vidas hasta el día de hoy. Los más emblemáticos son el nazismo y sus trágicas consecuencias –la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto– y la Guerra Fría, simbolizada por la división del país por el Muro de Berlín. Así que aprovecha para realizar visitas guiadas temáticas cuando estés allí.

Siempre tomamos y recomendamos visitas guiadas de Sandeman's, la empresa que creó los ‘free tours a pie'. Pero, en el caso de Alemania, el recorrido gratuito sólo le permitirá vislumbrar la historia completa. Le recomendamos que elija uno de los tours temáticos según su preferencia por los temas. O más de uno. En el centro de la capital se organizan recorridos turísticos sobre el Tercer Reich, la Alemania comunista y el Muro de Berlín.

En las afueras de Berlín se ofrecen visitas guiadas al campo de concentración de Sachsenhausen y a Postdam, la antigua ciudad imperial. También es posible realizar recorridos históricos en Munich, donde, además del tradicional ‘free tour a pie', se ofrecen recorridos sobre el III Reich y visitas al campo de concentración de Daschau. Además de muy interesantes, son económicos, ya que se hacen a pie o utilizando el transporte público. Para obtener más información, consulte el sitio web de Sandeman .

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar


Alemania 2 consejos – Berlín

Cuando escribí esto por primera vez, en nuestra cuenta de Instagram (@escolha_viajar), estaba casi drogada. Pero lo escribiré de nuevo porque es verdad. Berlín no es una ciudad tan hermosa y emocionante como otras en Europa. No estarás en las nubes caminando por encantadores bulevares como los de París, ni fascinado entre ruinas históricas como en Roma. Por supuesto, hay cosas muy interesantes que ver y hacer, especialmente en términos de historia.

⇒ ¡Reserva ahora tu hotel en Berlín y garantiza los mejores precios! ⇐

Podemos mencionar como principal la visita a las secciones conservadas del Muro de Berlín. Pero en términos de belleza y encanto, no. La ciudad histórica quedó casi completamente destruida durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, lo que ayuda a explicar esta «ambiente» diferente. Lo único que quedó en pie fue la Puerta de Brandenburgo. Berlín es una ciudad más moderna, vibrante y cosmopolita, con una vida nocturna considerada la mejor del continente.

Hay restaurantes sensacionales para comer, bares para tomar una copa, museos para visitar, cafeterías, exposiciones, fiestas, tours, atracciones. Pero carece del encanto de una atracción turística emblemática, como la Torre Eiffel; de arquitectura icónica, como en Praga; de imponentes edificios como los edificios imperiales de Viena; de un pasado antiguo preservado, como en Atenas o Roma. Es difícil de explicar en un texto, pero si vas a Berlín después de haber visto parte de Europa, lo entenderás.

Consejos de Alemania - La Puerta de Brandeburgo fue una de las pocas cosas que quedaron en pie en Berlín después de la Segunda Guerra Mundial

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar


Consejos de Alemania 3 – Neuschwanstein

Hagas lo que hagas en Alemania, por mucho tiempo que permanezcas, no olvides visitar el Castillo de Neuschwanstein. Este lugar de cuento de hadas se encuentra en la región de los Alpes bávaros, casi en la frontera con Austria, y puede visitarse junto con las ciudades medievales de la Ruta Romántica (consulta nuestra sugerencia de itinerario completa ) o incluso en una excursión de un día desde Múnich. ¿Qué lo convierte en un lugar tan fascinante?

Neuschwanstein es uno de los castillos más famosos y visitados del mundo, ya que fue construido por el rey Luis II de Baviera, conocido como el «Rey de los cuentos de hadas». Apasionado de la música y de las óperas de Richard Wagner, vivió, para utilizar una expresión moderna, en el mundo de las nubes. Tanto es así que decidió hacer realidad sus sueños y, en 1868, ordenó la construcción de un castillo de estilo romántico medieval.

Se alza como una joya blanca en medio de las exuberantes montañas verdes. Es una visión tan bella e inspiradora que Walt Disney utilizó Neuschwanstein como base para diseñar su castillo de Cenicienta, que aparece en la animación del mismo nombre de 1950 y que se hizo realidad en el parque temático Epcot Center (Estados Unidos). Por eso la gente suele referirse a Neuschwanstein como el castillo de Cenicienta. Mira aquí todo sobre cómo visitar Neuschwanstein .

Consejos de Alemania: no olvide visitar el mágico castillo de Neuschwanstein

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar


Alemania 4 consejos – Coche

Muchas personas deciden alquilar un coche cuando viajan a Alemania (obtenga una cotización aquí ). No sólo porque facilita los desplazamientos para visitar pequeños pueblos medievales, sino también por la fama de las carreteras del país. Dicen que son los mejores del planeta y, por lo que hemos visto de ellos hasta ahora, es la más pura verdad. Las autopistas o ‘autobahns' son auténticas alfombras de asfalto por las que se puede circular a velocidades muy altas sin que el coche sufra oscilaciones.

Tanto es así que no existe una velocidad máxima estipulada para este tipo de vías. Lo recomendable es ir a unos 130 km/h, pero si lo haces te adelantarán todos, jeje. Muchos de los coches que nos adelantaron circulaban fácilmente a más de 200 km/h. No hay necesidad de exagerar así. Además, debes prestar atención a las señales, ya que tramos de las autopistas pueden tener un límite de velocidad de entre 80 y 130 km/h.

En las carreteras comunes, la velocidad máxima es de 100 km/h. Dentro de las zonas urbanas, 50 km/h. Hablando de zonas urbanas, presta atención a las señales de aparcamiento. En los centros históricos de las ciudades, especialmente en los pequeños, no está permitido aparcar el coche en la calle a menos que se tenga una tarjeta de residente. Esto se aplica incluso a los puestos remunerados. En caso de duda, consulte en la recepción del hotel dónde está permitido aparcar. Y prepárate porque puede que no siempre haya un lugar libre cerca.

Consejos de Alemania: no hay límite de velocidad máxima en las autopistas

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar


Consejos de Alemania 5 – Costes

Este es uno de los consejos que más nos gusta dar sobre Alemania: es posible conocer el país de la cerveza sin gastar mucho dinero. En general, los costes de alojamiento en el país no son exorbitantes, sólo un poco por encima de la media. En Berlín, por ejemplo, es posible encontrar alojamiento en zonas turísticas por menos de 30 dólares la noche. Eso si estás dispuesto a renunciar a una ubicación central y a una habitación privada, por supuesto.

De hecho, los dormitorios compartidos con otros turistas son una salvación para aquellos que tienen un presupuesto limitado (o prefieren usar su dinero para cosas más importantes, como beber cerveza alemana, jeje). Consulta aquí nuestras sugerencias de alojamiento barato en Alemania . Moverse dentro de las ciudades alemanas tampoco es caro y, como en la mayor parte de Europa, el sistema de transporte público es muy amplio y eficiente.

Puedes recorrer las principales ciudades del país utilizando únicamente las líneas de tren y metro, que llegan a casi todos los puntos turísticos. Un billete sencillo para el metro de Berlín y Múnich cuesta sólo 2,80 euros. Pero lo mejor es que puedes recorrer la mayoría de las atracciones turísticas a pie y ahorrar aún más. Para viajar entre las grandes ciudades, existen opciones de tren y autobús.

Consejos de Alemania: las habitaciones compartidas son una buena forma de ahorrar dinero en tu viaje

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar

La ruta de Berlín a Frankfurt, a 545 kilómetros de distancia, es muy popular entre los turistas y cuesta desde 19,90 euros en tren y 23 euros en autobús. Un alquiler de coche + aparcamientos + gasolina cuesta poco más de 20 euros por persona cada día. Se puede encontrar comida a muy buenos precios en el país. Tanto lo que compras en los supermercados para cocinar en el albergue como preparar snacks es barato, y comer fuera tampoco te arruinará.

Eso si sabes buscar y elegir restaurantes, chiringuitos y puestos callejeros fuera del vuco-vuco turístico, claro. Almorzar en uno de los numerosos puestos de comida repartidos por Berlín cuesta sólo 13 dólares con una ‘currywurst' -salchicha alemana cubierta de ketchup y curry-, acompañada de patatas fritas y cerveza para dos personas. Por último, hay muy pocas atracciones turísticas en las que hay que pagar la entrada y, para aquellas que sí lo hacen, los precios suelen ser muy bajos.

En Berlín, por ejemplo, gastará 18,75 dólares para subir a la Fernsehturm (la torre de televisión, en la foto de abajo) y 20,45 dólares para la entrada a los cinco museos de la Isla de los Museos. Es sólo. Quien viaje por la Ruta Romántica tendrá que pagar 8,50 dólares para visitar el espectacular Palacio de Würzburg y 26,10 dólares por la entrada combinada a los castillos de Neuschwanstein y Hohenschwangau. Consulta nuestro informe completo sobre cuánto cuesta viajar a Alemania .

Consejos de Alemania: hay pocas atracciones que cobren entrada, incluida la Fernsehturm

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar


Consejos de Alemania 6 – Respeto

Tan pronto como comiences a recorrer Alemania, notarás cuánto el país intenta expresar su arrepentimiento por todos los errores cometidos por su pueblo durante la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría. Esparcidas por Berlín, Munich y muchas otras ciudades, hay esculturas, placas, fuentes, museos y todo tipo de monumentos conmemorativos en honor a quienes perdieron la vida durante este período que tanto empañó la historia de Alemania.

Sólo en Berlín podemos mencionar el impresionante Memorial a los Judíos Asesinados de Europa , más conocido como Memorial del Holocausto; el Sowjetisches Ehrenmal, o Monumento a la Guerra Soviética; la Kaiser-Wilhelm Gedächtniskirche, o Iglesia en Memoria del Emperador Guillermo; el Gedenkstätte Berliner Mauer , o Memorial del Muro de Berlín; entre otros. Estos son lugares de luto y homenaje, y eso hay que respetarlo.

No hagas como la mayoría de los turistas, que andan hablando en voz alta, riendo e incluso gritando entre los monumentos como si estuvieran en un bar y no en un memorial. No subas a monumentos para tomar fotos, ni hagas gestos graciosos o poses ridículas. No estás en la Torre Eiffel. Visitar lugares como este es una forma de tomar conciencia de cosas horribles que sucedieron y que no deberían volver a suceder. Muestre el debido respeto a quienes han fallecido.

Consejos de Alemania: muestre el debido respeto en lugares como el Memorial del Holocausto

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar


Consejos para Alemania 7 – Idioma

El alemán no es uno de los idiomas más amigables para quienes son hablantes nativos de una lengua latina, como el portugués. Además de invertir oraciones, como vemos en inglés, también unen palabras entre sí, dando como resultado expresiones que nos resultan casi indescifrables. Aún así, el idioma no será un problema para ti en Alemania, siempre y cuando hables inglés. La mayoría de los alemanes, incluso en las ciudades más pequeñas y remotas, son bilingües fluidos.

La única dificultad que puede tener es con el nombre de los alimentos y bebidas. En lugares frecuentados por muchos turistas, los menús suelen tener una traducción debajo. Pero esto no es una regla. En los «biergartens», por ejemplo, las opciones de comida y cerveza están escritas en grandes carteles o carteles y no tienen traducción. Al fin y al cabo, por muy llenos de extranjeros que estén, son lugares de tradición alemana. También en las fiestas típicas.

Consejos de Alemania: si hablas inglés, no tendrás problemas para comunicarte

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar

Lo mismo ocurre con los restaurantes y bares de las ciudades pequeñas, donde es menos frecuente ver viajeros. Investigar la gastronomía local antes de tu viaje puede ser de gran ayuda en estos momentos. Así, llegarás sabiendo que ‘eisbein' es el famoso codillo de cerdo, y que ‘kartoffelsalat' no es una mala palabra, sino simplemente una ensalada de patatas. Sin embargo, hay muchas cosas que están fuera de nuestro alcance, como los diferentes tipos de salchichas y las cervezas alemanas.

Imposible investigar y memorizarlo todo. Ayuda un poco que la ortografía de ciertas palabras sea similar al inglés. Panadería es ‘bäckerei' en alemán, muy similar a ‘panadería'. Y para todas las situaciones de comunicación existe el viejo mimo, o el santo Google Translate para quienes viajan con Internet en el móvil. Simplemente señale el plato que desea en la mesa o en la mano de otra persona y obtendrá la comida que desea.

Consejos de Alemania: si no puedes descifrar el menú, señala lo que quieres comer

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar


Consejos de Alemania 8 – Cerveza

Como quizás estés cansado de saber, ambos somos amantes de la cerveza. Probamos todos los tipos, de todos los países del mundo en los que hemos estado. Por tanto, nuestras expectativas sobre Alemania eran muy altas. Al fin y al cabo, estamos hablando del país de la cerveza, donde se celebra la fiesta más grande del mundo dedicada a la bebida: el Oktoberfest de Múnich. Pero tenemos que confesar que la (no tan) rubia helada del país nos decepcionó un poco.

En primer lugar, porque esperábamos encontrar muchos tipos diferentes de cerveza para probar a buenos precios en los ‘biergartens', bares y puestos de comida callejera. Pero descubrimos que en Alemania beben mucha cerveza light y light, como pilsner o weiss (de trigo). No hay grandes variedades, ni gran sabor. Las marcas tampoco eran nada diferentes a las que encontramos habitualmente en los supermercados aquí en Brasil, como Paulaner y Augustiner.

Para encontrar la variedad que buscábamos y también cervezas artesanales locales, tuvimos que acudir a bares y restaurantes especializados. Como la cervecería Hops & Barley en Berlín y el pub súper discreto Till Eulenspiegel en Würzburg. El precio tampoco es tan atractivo como esperábamos en un país que bebe tanta cerveza. El coste de una pinta (taza de 473 ml) ronda los 4,20 dólares. En las cervecerías al aire libre las tazas son siempre de un litro y cuestan unos 9 dólares.

Consejos de Alemania: las buenas cervezas alemanas se esconden en pequeñas cervecerías y pubs discretos

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar

Pero lo que más nos molestó de nuestra experiencia cervecera en Alemania fue el hecho de que la rubia nunca tenía frío. Para colmo, en los ‘biergartens' las tazas de un litro que tan chulas quedan en las fotos de los turistas se convierten en sopa de cebada en los últimos 500 ml. En la famosa Hofbräuhaus de Múnich, ninguno de los dos podía afrontar el último tercio del líquido del vaso. Pero claro, nada de esto invalida la increíble experiencia de beber cerveza en el país de la cerveza.

Ir a un ‘biergarten' y pedir tu pinta es imprescindible. Los ‘Beer Gardens' son espacios abiertos donde la gente puede reunirse para beber y comer comida típica alemana. Normalmente operan entre frondosos árboles en un parque o plaza, donde los visitantes comparten decenas de mesas de madera. Normalmente sólo se vende una marca de cerveza en cada jardín. El aperitivo más popular para acompañar la cerveza de barril es el pretzel.

En la versión alemana es gigantesco y muy salado. Otra buena opción es el tradicional codillo de cerdo, acompañado de ensalada de patatas. No te sorprendas al ver a muchos alemanes vistiendo trajes tradicionales en los ‘biergartens', ya que son lugares de tradición. Toda esta convivencia y diversión (incluidos los brindis colectivos en las mesas y los cantos) es sensacional y vale la pena cada sorbo de cerveza tibia y aguada que puedas beber en Alemania.

Consejos de Alemania: jarra de cerveza de un litro = cerveza caliente antes de que esté medio llena

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar


Consejos de Alemania 9 – El tiempo (al viajar)

Alemania está situada en el centro-norte de Europa y sus principales características son cuatro estaciones bien definidas e inviernos bajo cero. Por eso, sin duda, la mejor época del año para visitar el país son los meses de primavera y verano, de abril a agosto. A menos, por supuesto, que te guste la nieve y no te importe hacer turismo bajo muchas capas de ropa.

Las lluvias están bien distribuidas a lo largo del año en toda Alemania. En la región noreste del país, donde se encuentra Berlín, y en el suroeste, donde se encuentra el valle del río Rin, las precipitaciones son más intensas en invierno, mientras que los veranos son secos. En el extremo norte, donde se encuentra Hamburgo, y en el extremo sur, donde se encuentran Múnich y los Alpes bávaros, llueve tanto en invierno como en verano. Llueva o haga sol, el verano es la mejor época para realizar excursiones al aire libre.

Consejos de Alemania: el verano y la primavera son las mejores épocas del año para pasear al aire libre

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar

Los días de la temporada son largos y el calor no molesta. Las temperaturas medias mínimas y máximas en Berlín, por ejemplo, oscilan entre 12ºC y 24ºC en los meses de junio, julio y agosto. En la estación contraria los termómetros oscilan entre los -2ºC y los 4,5ºC en los meses de diciembre, enero y febrero. Estos son también los meses en los que más llueve en la capital alemana a lo largo del año. Mucho más complicado para el turismo, ¿no?

En Hamburgo, la amplitud térmica es menor, con inviernos menos fríos y veranos menos calurosos. En la temporada más calurosa las medias se sitúan entre los 10ºC y los 22ºC. En las más frías, entre -1,5ºC y 5ºC. Los meses con más lluvia son diciembre, enero y febrero. En Munich, la capital de Baviera, los termómetros fluctúan entre 10,5ºC y 23ºC en verano y entre -3,5ºC y 4,5ºC en el duro invierno de la región de los Alpes. Los meses con más lluvia son junio, julio y agosto.

Consejos de Alemania - En el verano alemán los días son más largos, pero sin calor excesivo

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar


Consejos de Alemania 10 – Visa y vacunas

Los brasileños no necesitan visa para viajes turísticos, de hasta 90 días, en los 26 países europeos que forman parte del llamado Espacio Schengen, entre ellos Alemania. Esta es una zona de libre circulación en las fronteras, lo que significa que solo se sella el pasaporte en el primer y último país por el que se pasa.

Sin embargo, para entrar a Schengen como turista debes tener a mano una serie de documentos que acrediten que no estás inmigrando ni planeas quedarte más de los 90 días permitidos. No se requiere ningún tipo de vacuna para ingresar a Alemania, por lo que su Certificado Internacional de Vacunación o Profilaxis (ICVP) puede quedarse en casa.

Lleve consigo un pasaporte con una validez mínima de seis meses, un billete para salir del Espacio Schengen, reservas de hotel (quienes se alojen con familiares o amigos deberán rellenar una carta de invitación específica de cada país), comprobante de ingresos para pagar el viaje ( efectivo, extracto de tarjeta de débito o carta del banco especificando el límite de la tarjeta de crédito) y prueba de que tiene un trabajo permanente en Brasil, si es posible.

Además, es obligatorio contratar un seguro médico internacional por valor de 30 mil euros (consigue cotización aquí ). Además de verificar la documentación del viajero, las autoridades podrán realizar una entrevista para confirmar la información proporcionada.

Consejos de Alemania - Visa y vacunas

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar

*** Escolha Viajar estuvo en Alemania en julio de 2015 ***