Foto: Ticiana Giehl e Marquinhos Pereira/Escolha Viajar

lujo, realeza y playa en sólo 24 horas

Europa

Asegurar que es posible ver un país impávido en sólo 24 horas es poco que suena extraño a los brasileños. A posteriori de todo, vivimos en un división de dimensiones continentales, y ni siquiera es posible pasarse una ciudad como São Paulo en un día, y mucho menos todo Brasil… Otras naciones comparten con nosotros esta inmensidad territorial, como la Estados Unidos, Australia y China. Pero claro todavía hay países pequeños… MUY pequeños. El Vaticano es el estado más pequeño del mundo, con una superficie de tan pronto como 44 hectáreas, mientras que el principado de Mónaco es el segundo. ¡El reino gobernado por el Príncipe Alberto II tiene el tamaño de sólo 200 campos de fútbol! Por eso es tan sencillo entender qué hacer en Mónaco y verlo todo en tan solo 24 horas.

⇒ ¡FOTOS DE MÓNACO! Contempla el reino del abundancia, los yates, los coches y las hermosas playas.
⇒ ¡PREPÁRATE! Descubre si necesitas visa para delirar a 55 países

El dicho ‘el tamaño no es un documento' se aplica perfectamente a este principado, situado en la famosa Costa Cerúleo, en la frontera entre Francia e Italia. En su superficie de 202 hectáreas viven nadie menos que 37.800 personas, lo que la convierte en la nación soberana con anciano densidad demográfica del mundo. Curiosamente, la mayoría de los habitantes de Mónaco no nacieron allí, sino en las vecinas Francia e Italia, con las que el principado tiene un acuerdo de librado frontera. Lo cual es una pena, porque los monegascos de salida nunca pagan impuestos al gobierno… Esa envidia golpea, ¿no?

Esto sucede porque Mónaco es un país muy rico –y todavía muy caro–, un paraíso fiscal renombrado por ser el hogar de algunos de los mayores millonarios del mundo. Puntada caminar unos minutos por las calles del principado para encontrarse cara a cara con Maseratis y Ferraris de todos los colores, tiendas Chanel y Hermês, yates dominando las bahías y ‘jet set' con el pelo al derrota en sus coches descapotables.

Todo este mundo de seducción y parné nació pegado con el Casino de Montecarlo, cuyos ingresos son tan grandes que sólo él sustenta al Estado de Mónaco. El turismo todavía ayuda, claro, jeje. No es de desterrar que el principado acoja cada año uno de los mayores eventos del deporte mundial: el Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1.

Si el abundancia, la ostentación y el deporte no fueran suficientes, aún tendrás mucho que hacer en Mónaco si eres fanático de la realeza. El principado está gobernado por la misma comunidad verdadero -los Grimaldi- desde su fundación en 1297, y ha contado entre sus miembros con estrellas de Hollywood y campeones olímpicos, adicionalmente de estar rodeado de los tradicionales escándalos. Si no eres fanático de la vida de familia garzo, Mónaco podría ofrecerte una espectáculo más verde: la playa de Mala, en Cap D'Ail, está considerada la más bella de la Riviera francesa y está calibrado al costado.

A posteriori de haberte dejado ya babeando con las ganas de pasarse Mónaco, vale la pena opinar que el principado es sencillo de pasarse, todo caminable, y puedes utilizar la ciudad francesa de Niza como pulvínulo, ya que se encuentra a sólo 20 minutos en tren. , cuenta con un gran aeropuerto y tiene precios mucho más atractivos. Por supuesto, si tu presupuesto de delirio te lo permite, acaecer una incertidumbre en Mónaco todavía es una experiencia única. Más aún si quieres creer en el Casino Montecarlo. Vea otras ideas sobre qué hacer en Mónaco en sólo 24 horas:

Qué hacer en Mónaco – Iglesia de Sainte-Dévote

La Iglesia de Sainte-Dévote suele ser la primera espectáculo turística que verás en Mónaco, ya que está calibrado fuera de la fase de tren. Esta capilla del siglo XI está dedicada al santo patrón del principado y a la comunidad verdadero Grimaldi. La entrada es gratuita. Desde Sainte-Dévote, siga la avenida y gire a la izquierda para seguir derecho hasta la Place du Casino.


Qué hacer en Mónaco – Casino de Montecarlo

Lo más destacado de cualquier delirio a Mónaco es el Casino Montecarlo. Fue construido en 1863 por Charles Garnier, el arquitecto de la Ópera de París. Decenas de turistas se reúnen fuera todos los días para tomar fotografías con la hermosa presencia como telón de fondo. Para ingresar es necesario ser anciano de 18 abriles y portar un documento de identidad.

Los turistas pueden pasarse el sitio de 9 a 12 horas. La entrada cuesta 10 euros y la visitante media dura 40 minutos. Quien quiera probar suerte en las mesas deberá presentarse a partir de las 14.00 horas con ropa adecuada (no se permiten pantalones cortos ni chanclas). El casino cierra el fin de semana del GP de Fórmula 1 de Mónaco.

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar


Qué hacer en Mónaco – Circuito urbano del GP de Fórmula 1

Tomando a la izquierda de la presencia del casino, encontrarás una escalera desde la que tienes la mejor sagacidad de las curvas que se recorren cada año en el Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1. Como el circuito es urbano, durante el resto del año cualquiera puede recorre su represión, siempre afectado por la tradicional cebra blanca y roja en el suelo. Bajando por las curvas de Fórmula 1 y siguiendo la calle se llega a la avenida marítima. A la derecha estará el renombrado túnel del GP de Mónaco…

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar


Qué hacer en Mónaco – Parterre Japonés

… Y a la izquierda de la avenida marítima, bautizada Princesse Grace, encontrarás un rincón pintoresco y encantador para hacer una pausa en tu paseo: el Parterre Japonés. El espacio verde de 7.000 m² contrasta perfectamente con el horizonte y las rocas que enmarcan las bahías del principado. La entrada es gratuita desde las 9:00 hasta el atardecer.

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar


Qué hacer en Mónaco – Porto Hércules

Volviendo al casino y, ahora, tomando a la derecha de la presencia, se descenso por la Avenida d'Ostende hasta encontrar Porto Hercule. Varios caminos conducen al puerto deportivo, donde cientos de yates anclados conforman ese círculo monegasco que siempre ha llenado nuestra imaginación. Camina por todo el parada, deteniéndote en alguno de los bares o restaurantes para tomar una bebida refrescante. Aprovecha el refrigerio, porque al otro costado del puerto está la escalera que sube al Palacio del Príncipe.

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar


Qué hacer en Mónaco – Palacio de los Príncipes

El Palacio de los Príncipes está situado en lo detención de una colina, al que se accede a través de una escalera que sube desde Puerto Hércules, construido sobre una fortaleza genovesa en 1215. En el foráneo del edificio destaca la Torre Santa María, de piedras blancas. ; En el interior, el Salón del Trono, adorno con una gran chimenea. El palacio está libre al notorio todos los días del 2 de abril al 31 de octubre, excepto los sábados y domingos de F1. El billete cuesta 8 euros.

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar


Qué hacer en Mónaco – Place du Palais

En la Place du Palais – o Plaza del Palacio, situada frente al Palacio de los Príncipes -, se puede apreciar la ceremonia de cambio de protección de los carabineros, que tiene superficie todos los días a las 11:55 horas. Recorriendo los miradores situados a todos los lados de la plaza, podrás contemplar a tus pies hermosas vistas de las bahías de Mónaco, con el Puerto Hércules a un costado y el Puerto de Fontvieille al otro.

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar


Qué hacer en Mónaco – Catedral de Mónaco

Construida en 1875, la Catedral de Mónaco se encuentra a pocos metros del Palacio del Príncipe. La iglesia se hizo mundialmente conocida en 1956, cuando sirvió de círculo para la boda del príncipe Rainiero III con la actriz Grace Kelly, sino de Hollywood y musa del director Alfred Hitchcock. La tumba de Merced es uno de los atractivos de la catedral, el superficie de refrigerio final de todos los gobernantes del principado. La entrada es gratuita, pero no se permite el turismo durante las misas.

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar


Qué hacer en Mónaco – Paseo Cap D'Ail

Bajando desde el Palacio del Príncipe cerca de la Rosaleda Princesse Grace, se llega a la Avenue Albert II y se sigue por ella hasta cruzar la frontera saliendo de Mónaco y entrando en Cap D'Ail, ya en Francia. Desde la playa de Marquet, calibrado al costado del principado, comienza el sendero costero que conduce a la playa más bonita de la Riviera francesa: Mala. Aunque no se encuentra interiormente de Mónaco, muchos turistas lo incluyen en su itinerario por el principado, ya que el paseo de aproximadamente 45 minutos ofrece hermosas vistas de la costa de la Costa Cerúleo.

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar


Qué hacer en Mónaco – Playa Mala

A posteriori de 45 minutos caminando por el ‘Promenade Cap D'Ail', se llega a la escalera que conduce a la playa de Mala, más debajo. Aunque se encuentra en la Costa Cerúleo, Costa Cerúleo en francés, aquí el tono de las aguas es verde y combina con el castaño de las rocas salpicadas de casas blancas. La playa es pequeña, tiene dos restaurantes y suele estar abarrotada los días de verano. Preciso encima de Mala se encuentra la fase de tren de Cap D'Ail, desde donde se puede regresar a Mónaco de forma menos agotadora para acaecer una incertidumbre en el casino, o dirigirse directamente a Niza.

Foto: Ticiana Giehl y Marquinhos Pereira/Escolha Viajar

*** Escolha Recorrer estuvo en Mónaco en agosto de 2015 ***