Walhalla, un templo griego en Alemania.

Walhalla, un templo griego en Alemania.

Europa

Walhalla, también llamado el «Partenón alemán», se encuentra en una posición majestuosa sobre el Danubio, cerca de Ratisbona. Este edificio neoclásico con forma de templo representa uno de los monumentos alemanes más importantes y bellos del siglo XIX.

Quizás ya hayas escuchado este nombre, porque Walhalla sería el “paraíso” según la mitología nórdica, donde estaría el destino de quienes murieron heroicamente. Allí disfrutarían de la vida eterna los guerreros más nobles e intrépidos, fallecidos en el campo de batalla, elegidos por Odín (el dios de mayor rango en esta mitología).

Inspirado en este concepto, el edificio fue construido a petición del rey Luis I de Baviera, con el deseo personal de inmortalizar un lugar de memoria para hombres y mujeres alemanes de extraordinarios méritos, como inspiración y punto de referencia para la futura nación. El historiador Johannes von Müller fue el responsable de la primera selección de las personalidades a homenajear.

El Walhalla comenzó a construirse en 1830, bajo la visión del arquitecto favorito de Luis I, Leo von Klenze (1784-1864), uno de los arquitectos neoclásicos más importantes del siglo XIX. El diseño de Klenze se inspiró principalmente en el famoso Partenón de la Acrópolis de Atenas, que data del año 5 a.C. Originalmente, el objetivo de Luis I era albergar bustos de personas que serían honradas en el futuro, para inspirar y enorgullecer al pueblo germánico.

Inicialmente se seleccionaron 96 bustos, colocados a lo largo de las paredes internas del edificio, en honor a escritores, clérigos, científicos, guerreros y otros hombres y mujeres elegidos por Luis I y sus consejeros. Entre los bustos originales podemos destacar los de Lutero, Beethoven y Mozart.

Sin embargo, desde 1962 se han ido añadiendo nuevos bustos a intervalos de cinco a siete años, y hoy encontramos 130 bustos y 65 placas (las placas fueron hechas para personas cuyos retratos o descripciones no estaban disponibles para modelar las esculturas). Albert Einstein fue uno de los personajes de esta nueva ola de homenajeados, al igual que Wilhelm Conrad Roentgen, responsable del descubrimiento de los rayos X. La elección de las personalidades a ser honradas fue responsabilidad del Consejo de Ministros de Baviera, asesorado por la Academia de Ciencias de Baviera. Desde 2016, el Walhalla está gestionado por la Administración del Palacio Bávaro.

Abril – octubre 9 am – 6 pm (última entrada a las 5:45 pm)
Noviembre – marzo 10:00 – 12:00 y 13:00 – 16:00 (última entrada: 11:45 y 15:45)
Cerrado 1 de enero, martes de Carnaval, 24, 25 y 31 de diciembre.